como gestionar el estres

Cómo gestionar el estrés con estos 5 trucos

Cuando pensamos en el estrés, pensamos que es algo que no podemos controlar. Esta respuesta pasiva al estrés es lo que lleva a todo el mundo a un constante círculo vicioso en el que sienten que ya no tienen control sobre sus vidas. El estrés tiene la capacidad de hacer que una persona piense que la controla, cuando en realidad no es así. La clave para aprender cómo gestionar el estrés correctamente es darte cuenta de que tienes el control de tu vida.

Consejos sobre cómo gestionar el estrés.

Consejo número 1: Cambia tu sistema de creencias.

Es importante tener en cuenta que lo que sientes es, de hecho, la forma en que cómo piensas. Tu mente es más poderosa de lo que nadie se cree. Piensa en el estrés como un sistema A-B-C.

A – Evento Activador: Algo en tu vida sucedió que ha traído mucho estrés.

B – Sistema de creencias: ¿Cómo ves el factor estresante? ¿Cómo lo evalúas? ¿Ves los contratiempos menores como desastres o los ves sólo como contratiempos menores?

C – Consecuencia: ¿Cuáles son las consecuencias de tu pensamiento negativo?

Al pensar en cómo gestionar el estrés en este sistema A-B-C, tienes que tener en cuenta que B, tu sistema de creencias, es la etapa más importante.

Contrariamente a la creencia común, A no afecta directamente a C… sino que B es lo único que tiene un impacto directo en C.

Cuando te involucras constantemente en el pensamiento negativo, encontrar una solución a tu factor estresante es una tarea casi imposible. Te sentirás ansioso, enojado y con pánico y no sabrás cómo gestionar el estrés correctamente.

llama a un amigo
llama a un amigo

Cuando te sientes emocionalmente angustiado debido a un factor estresante en tu vida, realmente es debido a tu propio pensamiento catastrófico. En conjunto, la sociedad tiene la tendencia a convertir los inconvenientes en grandes desastres y hacer montañas de pequeñas colinas.

Si identificases el factor estresante al pie de la letra y te dieras cuenta de que no hay nada sobre lo que no tengas control, puedes llegar a desarrollar mecanismos de afrontamiento que son mucho más beneficiosos.

Admitiré que a veces nos sentimos derrotados… sentir como si el mundo entero se desmoronara bajo nosotros y no hubiera nada que pudiéramos hacer al respecto.

Eso no es cierto, hay algo que siempre podemos controlar y esa es nuestra forma de pensar.

No estoy diciendo que nunca te sentirás ansioso o molesto como resultado de un evento activador, lo que estoy diciendo es que tienes que mantener la esperanza en lugar de empaquetar todo y rendirte. Si una puerta se cierra, otra se abrirá; si te echan de la puerta, busca la forma de entrar por la ventana.

Tenemos el poder de controlar si flotamos o nos hundimos y todo comienza con la forma en que juzgamos los factores estresantes.

Entonces, ¿cómo ves los factores estresantes a simple vista? Tienes que aprender cómo gestionar el estrés y darte cuenta cuando tu pensamiento es catastrófico y aprender a racionalizar las suposiciones irracionales que lo causan.

Para detectar el pensamiento catastrófico, tienes que darte cuenta de tu pesimismo irreal para las situaciones y las exageraciones de tu pensamiento.

Sólo porque hayas perdido 10€, NO significa que perderás tu casa, irás a la bancarrota, y toda tu vida se desmoronará!!

Aprender a racionalizar las suposiciones irracionales que causan el pensamiento catastrófico implica desarraigar las suposiciones de las que se sacan las conclusiones. Una vez que descubras exactamente lo que te ha llevado a tu forma de pensar, verás la irracionalidad que hay detrás y podrás aprender a racionalizarla.

Consejo número 2: Liberar las emociones incorporadas

¿Cuántas veces has tragado con cosas que te han hecho infeliz y luego un día simplemente estallas… y a menudo en la situación equivocada o con la gente equivocada? Esto es muy natural y muy común, pero también es muy perjudicial para tu salud física y mental.

tristeza
tristeza

Aprende a comunicar tus sentimientos, tus deseos y lo que te hace infeliz. La comunicación es clave para reducir el estrés y aprender a manejarlo.

Cuando te comunicas, estás identificando tu factor estresante y eso te permite desarrollar un plan para reducirlo.

Si mantienes las emociones acumuladas durante un largo período de tiempo, construirán montañas y muros dentro de ti que nunca podrás derribar, lo que a su vez se reflejará en tu personalidad, tu motivación y tu estado de ánimo.

Las emociones acumuladas te harán sentir enojado, ansioso, desesperado, inquieto y muy impaciente. Si acumulas todas tus emociones y nunca permites que se expresen, la identificación de tu elemento de estrés será casi imposible porque tendrás muchos elementos compitiendo por la salir a flote.

A menudo, construimos tanto que nos perdemos en los factores estresantes de nuestra vida diaria.

Consejo número 3: ¡Aprende a decir NO!

¿Cuántos de vosotros tenéis dificultades para decir que no? No importa lo que nadie te pida, están a su disposición, no importa el inconveniente que les suponga.

Esta no es una forma saludable de vivir porque al decir que sí todo el tiempo estás construyendo emociones de inconveniencia.

¿Sabes lo que pasará con el tiempo? Te resentirás con la persona a la que sientes que no puedes decir que no porque tu ya no tienes el control de tu vida y de lo que te hace feliz.

Estás permitiendo que otra persona tenga control sobre tu vida.

Cuando estás reprimido emocionalmente y constantemente haces cosas en contra de tu voluntad, tu estrés te consumirá más rápido de lo que puedes llegar a contar hasta tres.

Consejo número 4: Lleva un diario.

Este es un paso muy importante para aprender a cómo gestionar el estrés de forma óptima. Todas las noches, antes de ir a la cama, escribe en un diario todo lo que sucedió durante el día.

escribe un diario
escribe un diario

Escribe lo que te hizo feliz, lo que te hizo enfadar y las metas que tienes para ti mismo. Al final de la semana o al final del mes, lee tu diario.

Esto es clave para aprender cómo gestionar el estrés correctamente porque muy rápidamente te darás cuenta de que a menudo cuando los factores estresantes ocurren en nuestras vidas nos involucramos en un pensamiento catastrófico y creemos en ese momento que es el fin del mundo.

Sin embargo, algo cambia cuando volvemos a evaluar los días o quizás los meses de estrés – el factor estresante que al principio nos parecía un desastre sólo nos parece muy minúsculo e insignificante ahora.

El llevar un diario no sólo le permite identificar tu pensamiento catastrófico y te permite desarrollar un plan para juzgar los factores estresantes al valor nominal, sino que también te permite comunicar sus emociones en el papel – estarás liberando todas las emociones que has construido a lo largo del día.

Consejo número 5: Establezca un tiempo para la relajación

Permite que tu mente tenga tiempo para recargarse. Así como sólo puedes correr hasta cierto punto, tu mente sólo puede ser empujada hasta cierto límite antes de que ya no piense racionalmente.

Si no estableces un tiempo para la relajación y permites que tu mente se rebobine, rápidamente desarrollarás sentimientos de ansiedad, ira, pánico, y lo más importante, ¡será mucho más probable que te dediques a pensar de forma catastrófica!

Estos son, basicamente, unos trucos muy sencillos sobre cómo gestionar el estrés pero siempre tendrás que profundizar en ti para averiguar qué es lo que lo causa, cómo puedes enfrentarlo y cómo puedes manejarlo.

Sigue estas directrices y tú también podrás vivir una vida libre de estrés!

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *