como gestionar una pequeña empresa

Cómo gestionar una pequeña empresa

Cuando se aprende cómo gestionar un pequeña empresa hay que determinar qué tipo de empresario eres. ¿Eres de los que de repente tienen una idea y deciden seguirla? ¿O tuviste una idea inspiradora y todavía estás reflexionando sobre ella.

Ambos enfoques tienen básicamente el mismo resultado. Una vez que ya has decidido montártelo por tu cuenta, estás planificando y si ya sabes cómo gestionar una pequeña empresa; para tener una base sólida sobre la que trabajar, debes establecer una motivación.

¿Qué te motiva?

Cada persona es un mundo y por esto mismo cada uno de nosotros tenemos diferentes motivaciones en cuanto a por qué está dirigiendo una pequeña empresa. Tu motivación podría ser:

  • No quiero trabajar para un jefe. La mayoría de la gente encuentra esta su mayor motivación; quieren ser su propio jefe.
  • Trabajar de 9 a 5 me vuelve loco, mucha gente quiere salir de la trampa del 9 a 5.
  • La GRAN idea! Muchos dueños de pequeñas empresas piensan que una idea en particular es tan excitante que sólo tienen que probarla.
  • Encontrar una necesidad y satisfacerla o cambiar el estilo de vida.
  • He perdido mi trabajo y ¿qué hago ahora?
  • Y el último, y más importante, ¡DINERO! El dinero es un motivador muy fuerte.

Hay un mundo de diferencia entre ser un empresario y un empleado. Y una pregunta muy importante que te tienes que hacer es, ¿tengo la personalidad adecuada para saber cómo gestionar una pequeña empresa correctamente y ser un empresario exitoso? La motivación más fuerte que el movimiento capaz será para hacer un éxito de su negocio.

La toma de decisiones

La toma de decisiones es integral para aprender cómo gestionar una pequeña empresa. Las decisiones que se toman como empleado se aplican de manera diferente, cuando se dirige un pequeño negocio como por ejemplo un restaurante se te llamará para tomar decisiones que podrían determinar si la hipoteca o el alquiler se va a pagar a final de mes. La toma de decisiones debe ser rápida y decisiva.

Cree en ti mismo

La confianza en sí mismo es vital para atraer y retener a los clientes cuando se aprende cómo gestionar una pequeño empresa. Tienes que tener tanto confianza en ti mismo como en tu producto. Este atributo trabaja de la mano con la toma de decisiones. Toma una decisión, apégate a ella, y cree en tu propia habilidad, esto le dará a tus clientes confianza en TI.

Autodisciplina

Debido a la flexibilidad que trae consigo el trabajo autónomo, hay que practicar la autodisciplina. La autodisciplina dicta que tienes que salir de la cama en una lluviosa y húmeda mañana de lunes y trabajar. Tienes que abordar las tareas difíciles y no dejarlas para mañana. Concéntrate en tus objetivos!

Determinación

La determinación es probablemente el más importante de todos estos factores. Concéntrate en la tarea que tienes por delante y atraviesa cada obstáculo en su camino. Si te distraes en el camino de tus objetivos, entonces vuelve al camino con determinación.

Todos estos factores son vitales cuando se aprende cómo gestionar una pequeña empresa. Una vez que los tengas en su lugar, tu negocio será exitoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *